AMORPHIS, BATTLE BEAST e IN EXTREMO en vivo en Argentina: “Amor por las raíces”

 

Fecha: Martes 23 de abril de 2024 Lugar: Groove Ciudad: C.A.B.A. Hora: 20:00 hs. Banda invitada: IN ELEMENT

 

Seguramente la idea de este ICARUS MUSIC FEST fue la de aprovechar la visita de varias bandas a Sudamérica y tratar de darle al público una experiencia distinta, en este caso, relacionada al vínculo de los grupos con los respectivos sonidos folclóricos de sus países teniendo en cuenta que, más allá de los subgéneros a lo que pertenezcan, cuenten con algo original en sus propuestas. El resultado fue un recinto que, si bien no estaba lleno, tenía una respetable cantidad de gente, lo que permite inferir que tal vez pensando fechas que incluyan varias bandas en el cartel, la gente puede llegar a realizar el esfuerzo de pagar la entrada y disfrutar un show que vaya más allá de la experiencia de una única banda en vivo.

Los alemanes de IN EXTREMO comenzaron la noche a nivel internacional (decimos esto porque los argentinos IN ELEMENT habían abierto el festival minutos antes) con una propuesta por sobre toda las cosas, curiosa. Los alemanes incluyen en vivo diferentes elementos folclóricos que van desde la vestimenta (se visten como si fueran campesinos alemanes dentro de un cuento fantástico) pasando por los instrumentos que utilizan en donde las tradicionales guitarras, bajo y batería se mezclan con otros folclóricos como gaitas, arpas, shawm o instrumentos de cuerda como el cistro. Lo interesante es que en vivo la banda logra una interesante amalgama entre lo acústico, lo tradicional y lo eléctrico, con un resultado que es, por sobre toda las cosas, alegre y entretenido. El particular carisma del cantante Michael Robert Rhein «Das Letzte Einhorn» (una especie de Campino de los HOSEN en plan medieval) quien cantó en alemán e incluso se animó a una canción en castellano llamada “En esta noche” hizo que, a lo largo de un intenso set, canciones como “Frei zu sein” o Vollmond” terminen incluso entusiasmado a quienes no habían ido particularmente a verlos; pues hay algo rockero, algo folk y hasta algo punk en su impronta. En este punto, en gran medida los grandes responsables de que el grupo sea distinto a la acostumbrada interacción entre instrumentos medievales y sonidos propios de la música pesada, tiene que ver con la presencia de Marco Ernst-Felix Zorzytzky «Flex der Biegsame» y de André Strugala «Dr. Pymonte» encargados, exclusivamente, de repartir en distintos momentos la gaita, el shawm y otros instrumentos de origen medieval. Al contrario, a lo que suele suceder, aquí los instrumentos de origen folclórico fueron los que protagonizaron la mayoría de los solos y las bases, dando como resultado un clima festivo que fue efectivo tanto arriba como abajo del escenario. Luego de algo más de una hora de fiesta interminable se fueron aplaudidos entre sonrisas con la sensación de que más allá de gustos, lo suyo es distinto. Gran logro.

Los finlandeses de BATTLE BEAST, tercera banda de la noche, comparten con los alemanes de IN EXTREMO el clima festivo y alegre, pero lo suyo va por otros carriles. Influenciados tanto por el power como el hard rock y el heavy de los ochentas; el objetivo de la banda, por sobre todas las cosas, es que cada tema tenga un estribillo memorable con melodías gancheras. En este sentido, canciones como la teatral “Circus of Doom”, la ochentosa “Straight to the Heart” o la hardrockera “Familiar Hell” se sostienen en estructuras simples que con pequeñas variantes se repiten en cada una de las canciones de la noche. Mucho de esto tiene que ver con el aporte Janne Björkroth en los teclados, quien es el encargado de darle el aire ochentoso a cada una de las composiciones. Más allá de que el trabajo de los guitarristas Joona Björkroth y Juuso Soinio es perfecto a nivel base y solos, seguramente sin los teclados (ejecutado con el instrumento en la mano como se suele usar en la cumbia, algo de lo que el finlandés parece consciente, ya que en un momento del set hizo jocosamente una melodía de salsa) la banda sería completamente distinta y en canciones como la bombástica “No More Hollywood Endings” o la dramática “Master Of Illusion” la banda no tendría el nivel de inmediatez que proponen los temas por tener arreglos de teclados pensados con ese objetivo. Con un sonido fuerte y claro, sumado a un público enganchado con la propuesta, la cantante Noora Louhimo caracterizada con cuernos (NdeE: según ella son “Cuernos de coraje” y no algo diabólico) y una vestimenta fantasiosa, fue uno de los atractivos del set por su carisma y su potencia vocal. Siempre enérgica y arengando al público supo claramente que la bailable “Bastard Son of Odin” (sí, tiene ese nombre y es bailable aunque resulte increíble) o las gancheras “Wings Of Light y “Eden” necesitan de un nivel justo de agresividad para jamás dejar de ser accesibles, algo que logró con un verdadero vozarrón lleno de técnica. En este sentido cada una de las canciones y en especial “King for a Day” y “Beyond the Burning Skies” con las que terminaron el show, dejaron la sensación de que la banda va a seguir creciendo entre los que piensan que el metal puede ser alegre divertido, ganchero e inmediato con un show coherente y efectivo. Para ellos y su público, objetivo cumplido.

A diferencia de las anteriores propuestas, AMORPHIS basa su sonido en los contrastes que pueden aportar las voces limpias y extremas, siempre mezcladas con momentos más melódicos y otros lógicamente más pesados y extremos. La principal curiosidad fue que, al menos en las dos primeras canciones, “Northwards” y “On the Dark Waters”, el sonido bajó en calidad respecto a las bandas anteriores, lo que hizo escuchar bastante desprovista la voz de Tomi Joutsen dejando, además, demasiado al frente los teclados de Santeri Kallio, lo cual sería un rasgo que constante a lo largo del set. Rápidamente “The Smoke” (presentado como una bonita canción sobre el humo) y en especial “Sky is mine” que dejó claro el legendario gusto de los finlandeses por la melodía, hizo crecer en emotividad un show que encontraría un punto aún más alto en “The Moon” para luego virar hacia una faceta extrema y folclórica en una violenta versión de “The Castway”, en uno de los momentos más festejados de la noche. La oscuridad extrema y progresiva de “The Four Wise Ones” derivó en la accesibilidad de “Silver Bride” cantado como un verdadero hit por los presentes con un excelente nivel de Joutsen, mientras que “The Wolf”, “Wrong Direction” y en especial “Black Winter Day”, más allá de mostrar un Joutsen enfocado en las exigencias de cada canción; dieron la pauta del impecable trabajo de Esa Holopainen y Tomi Koivusaari (Ver entrevista aquí) en guitarras. Cada uno a su modo aportó melodía, pesadez y riffs para que cada canción brillara con soltura, generando varios de los momentos más celebrados de la noche, en especial por el carácter épico de las mismas.

La bella “My Kantele” (basada en un poema épico finlandés de 1840, el “Kanteletar”) fue presentada en una versión eléctrica que resultó atrapante en cuanto a las melodías folk y rockeras, en especial en los momentos en que los solos extendidos sirvieron para potenciar el carácter melódico de la canción. “House Of Sleep” antes de los bises y “The Bee” fueron las encargadas de cerrar el set con dos de las dimensiones de AMORPHIS en primer plano. Mientras la primera fue oscura y cancionera, la segunda fue extrema y progresiva dándole, épicamente, el cierre a un set que más allá de algunos mínimos inconvenientes sonoros dejó claro que AMORPHIS es una banda que siempre va más allá de géneros y estilos. Veremos con qué nuevos sonidos nos sorprenden en el futuro.

Texto: Carlos Noro
Fotos: Estanislao Aimar
Agradecemos a Icarus Music por la acreditación al evento.
| Metal-Daze Webzine | Marca Registrada | Todos los Derechos Reservados © |
GALERÍA:
0 0 votes
Puntaje del Artículo
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Translate »
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comentá!x