NO GUERRA en vivo en Comodoro Rivadavia: “Bancando los trapos”

 

Fecha: Domingo 19 de mayo de 2024 | Hora: 00.30 hs. | Ciudad: Comodoro Rivadavia (Chubut) | Lugar: El Trahuil | Bandas invitadas: KELENKEN & MÁRTIR

 

Bajo la compleja situación económica que se vive en el país, cada vez es más difícil que las bandas puedan tocar, y que, en consecuencia, a los productores privados que organizan este tipo de eventos, se les complique aún más a la hora de armar pedazo de movida. Sí, pedazo de movida, ya que para que esto suceda y más aún en la región patagónica, los costos para realizar un evento, cada vez están más desproporcionados ante la difícil realidad que atraviesa la Argentina (aéreos, alojamiento, comida, traslados internos, backline, stage, sonidista, etc.).

En ese intento de que la vida de los shows en esa región sigan teniendo vida, fanáticos de metal se aglomeran a modo de “productoras”, con el fin de traer bandas que nunca llegaron a la región para no solo erigirse con ese premio de ser los primeros, sino también para que muchos adeptos se copen con la movida y lleguen a bancarla.

Por otro lado, también tenés a las bandas, que les encanta salir a mostrar lo suyo, como fue el caso esta vez de los bonaerenses NO GUERRA, quienes pisaron por primera vez suelo de la ciudad de Comodoro Rivadavia, aunque en esta oportunidad, con el pie izquierdo. Claro, que te vas a imaginar que uno de los miembros en una situación así pueda tener problemas repentinos de salud. Pero sí, con la salud es así, hoy estamos y mañana no sabemos, básicamente hoy estamos de diez y mañana nos agarra tremendo patatú y te fuiste. Bueno, bajo ese contexto y probablemente por primera vez en su vida, su cantante y guitarrista, Jair Rodríguez por fuertes dolores en la zona abdominal, no pudo ser parte del evento, para desgracia de él, de sus compañeros, de la gente y de los organizadores.

Si bien de eso nos ocuparemos más adelante, debemos mencionar que el show se ejecutó y la historia arrancó con dos bandas locales que sin querer queriendo se erigieron, ante lo sucedido, como lo más relevante de la noche. Nos estamos refiriendo a las presentaciones de KELENKEN y MÁRTIR, bandas que, si bien distan en sus propuestas, se unieron sin querer queriendo para que la noche no pierda el vigor de lo que iba a suceder después. Ambas, bajo la sombra de largos setlist para los que estamos acostumbrados a ver en un recital de este tipo, circundaron la hora de show en cada acto y se dieron el lujo de mostrar canciones de su propio repertorio de ayer y hoy con total tranquilidad y sin apuro alguno.

Los primeros, fueron los amigos de KELENKEN, banda de la que ya hemos hablado en nuestro medio, más recientemente con nuestras apreciaciones de laik (2023), su nuevo disco de estudio. Y la verdad es que los pibes dieron un show bárbaro, riquísimo y sólido en varios aspectos. A ver, muchas veces decimos en la jerga metalera, que cuesta encontrar propuestas verdaderamente distintas y de relevancia, bueno, acá la tuvimos, ellos fueron por ese lado.

Sumergidos en la vena del metal argentino más auténtico, KELENKEN desparrama su furia inmiscuida en la vida y obra de los pueblos originarios, sustentados por instrumentos de viento y otros percusivos, que al no estar alineados convencionalmente con las propuestas que solemos escuchar, rompen esa dicotomía en nuestros oídos. Es así que durante todo el periplo que la banda otorga, entremezclan su música con instrumentos clásicos como batería, bajo, guitarra y voz, salen al ruedo otros que seguramente si se los nombro, a muchos de ustedes les parecerán extraños, pero definitivamente la clave está ahí. Plasman en definitiva el heavy metal argentino más auténtico bajo una base folk pocas veces escuchada de esta forma.

Haciendo un breve resumen de ellos, podemos decir que KELENKEN se formó en 2013 como una banda de heavy metal clásico, tomando el nombre de una entidad de la cosmovisión de los Aonikenk, un ave rapaz que atormentaba a quienes sufrían, apareciéndose en sueños. En el mismo año de su fundación graban un demo con sus cuatro primeras canciones. Posterior a eso, se incorporan en dos canciones instrumentos originarios como kaskawillas, quena y ñorquin, utilizando ritmos como el lonkomeo, kaani y chorrillera, los cuales se plasman en el primer álbum editado en el 2016, el cual se llama Aoni Kosten (NdE: Viento Sur), reflejando la identidad patagónica de la banda. El año pasado cumplieron diez años de vida y en noviembre publicaron el mencionado laik (fuego) en el cual se incorporan más ritmos del país, como carnavalito y chacarera, realzando el lado folk que caracteriza a KELENKEN.

Ya inmiscuidos en el show podemos decir que estamos ante una banda de voces aguerridas, cantadas con furia y sangre interior de la mano de Leandro “Wini” Rima llegan acompañadas de aparte de los instrumentos clásicos sustentados en las figuras de Emanuel Montecino (guitarra), Julio Cheuque (batería), Gustavo Jelusich (bajo) y Nazareno Casas (vientista), quién nos deleitó con su arte para que esta propuesta tenga eso de distinto y relevante, haciendo sonar instrumentos como la quena, siku, ñorquin, trutruka, toyo, pifilka, kaskawillas y charango. ¿Vieron? Les dije, ¿Cuántos de esos instrumentos les suenan conocidos? 

Escuchamos en una hora de show canciones que poseen en parte relatos con mensajes siempre claros a favor de los pueblos originarios y lejos de ser ensordecedora, la propuesta metal-folk les cae al pelo, sumados a aquellos detalles estilísticos que los marcan más aún como tal, como ser atuendos, vinchas y simbologías asociadas al eje lírico y musical de los comodorenses. Me quedo del setlist por sobre todo, con canciones como la dirigida en contra de la policía represora de los pueblos originarios, bajo un contexto de una banda pulida, con muchos solos de guitarra, no solo en cantidad suficiente, sino por lejos en calidad. De corrido sonaron: Kelenken, Nunca mates la flor (de Hugo Giménez Agüero), Pucará de Malvinas (de Roberto Rimoldi Fraga), Guardián del Sol, Marichiwew, Yanakona Kalfu, Chacametal, Sangre Gaucha, Chancho colorado (con Martín de 9000 como invitado) y Aguante el aguante.

Ya detrás de ellos y con un setlist de similar longitud, llegaría MÁRTIR, banda que, si bien dista en la propuesta lírica y melódica de los anteriores, hicieron alarde de su estilo más heavy thrashero al palo como lo hemos mencionado otras veces. Definitivamente, reinó en su set un muy buen trabajo de las guitarras a dúo, de mucha modernidad, solapados con clara esencia de metal argento en la voz. A pesar de la hora en la madrugada de domingo, ya tirando más al final del setlist movilizaron a la gente a animarse a un poco más en cercanía al escenario. Pudimos escuchar después de una breve intro: Ojos de zorro, Nuevo orden, enemigos, Mi verdad, esclavos, pampero, Sembrando desiertos y Resistencia Palestina.

Ya siendo las 3.30 AM pasadas el acto principal se haría presente en el escenario y sin Jair en la voz (NdE: en ese momento nos enterábamos de que el músico no sería de la partida) subió al escenario NO GUERRA en formato trío (por primera vez¿?), con Ekito Rodríguez en el bajo y haciendo también las de vocalista, Daniel Merlo en batería y Julián Cybula en la guitarra, quién tuvo que hacer no solo sus partes, sino solaparse a modo autónomo con las secciones que normalmente ejecuta Jair.

Y como les mencionamos al principio, no fue un show fácil para la banda, pero lo supieron sacar. Un poco por motivación de ellos mismos y otro un poco también por pedido de Jair bajo el mensaje de que salgan al ruedo sin él. Los ánimos lógicamente de los compañeros no fueron los mejores, pero pusieron la cara. Imaginate como andaría la cabeza de Ekito con ese sentir del deber de tener que subir a tocar por todos los que se acercaron y, por otro lado, tener a tu hermano en el hospital sin saber a ciencia cierta que le estaba pasando, ya que mientras ellos estaban arriba del escenario al cantante y guitarrista lo estaban atendiendo. 

En este sentido y a distintas instancias de su recortado set, que rondó un poco más de cuarenta/cincuenta minutos, subieron a tocar y dar una mano con la historia uno de los guitarristas de MÁRTIR (Jesús Bellido) y también improvisadamente subió a acompañar el show, Fede (aka Brutosky) de MANTENIÉNDOSE REAL, banda de hardcore de la provincia de Santa Cruz, más precisamente de la localidad vecina Caleta Olivia, la cual, dicho sea de paso, está en stand by. 

Bajo este tipo de situaciones y al no estar metido de lleno en el canto, Ekito hizo lo que pudo, recordando las letras y por momentos no tanto, bajo la firme solicitud a la gente en más de una oportunidad, de que lo acompañen con las mismas, ya que, apelando a su fiel sinceridad, manifestó no recordarlas por completo, lo que suena bastante lógico ante tanto cancionero en su repertorio. Entremezcladas, algunas de las más relevantes que sonaron fueron: Miles de almas sin paz, Desorden natural, Somos fuertes somos más, las nuevas Puño de sangre y Oro con fuego, y ya llegando al final aparecieron Weychan, Se derrumba su imperio y la clásica, Choiols, entre varias más.

Y como bien mencionamos al principio, en medio de esa bola de nervios corriente, sin saber que pasaba a ciencia cierta con la salud de Jair, la banda le puso el pecho, con lo cual no hay mucho más que decir de eso. Si destacar el sustento emergido por las bandas invitadas en la previa y durante el set de NO GUERRA, como así también el buen entendimiento de la gente asistente.

Muchas veces se dicen que hay deudas para saldar, seguramente tanto ellos como nosotros entenderemos que eso será un hecho y que cuando la banda lo disponga, llegarán a redimirse con este público que siempre espera más visitas de las que normalmente llegan, pero que también puede bancar los embates de situaciones asociadas a la salud que por momentos son inmanejables. Lo importante es que vivimos una noche claramente distinta e inesperada, KELENKEN por lo suyo y los bonaerenses por lo sucedido. 

No hay duda alguna que hay NO GUERRA para rato. Esperaremos la salida definitiva de Traumatika y una nueva visita oficial, porque estamos para contar la película completa y no solamente una parte. Ellos se quedaron con la pica, nosotros también. Nos vemos en el retorno.

Imágenes: Aylén Martins
Agradecemos a Toxic Beer Producciones por la acreditación al evento.

| Metal-Daze Webzine | Marca Registrada | Todos los Derechos Reservados © |

Invitame un café en cafecito.app

GALERÍA:

La totalidad de las imágenes serán subidas a nuestra página de Facebook.

0 0 votes
Puntaje del Artículo
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Translate »
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comentá!x