AZEROTH en vivo en Buenos Aires: “No apto para tibios”

 

Fecha: Domingo 8 de octubre | Hora: 18 hs. | Ciudad: C.A.B.A. | Lugar: Teatro Flores | Bandas invitadas: HABEMUS MORTEM, ARP3GHY, ARMORED DAWN & INNERFORCE

 

Cinco diferentes propuestas, con distintas trayectorias y hasta alguna de otro país, así de heterogénea era la programación de la fecha y ahí estuvimos para dar testimonio de lo que aconteció. Las agrupaciones se brindaron a pleno y se dejaron disfrutar pese a que la calidad sonora no acompañó a todas por igual y esto es algo que empañó un poco lo que igualmente resultó en una auténtica fiesta.

Lo bueno de llegar temprano (siempre que es posible) es que si se respetan los horarios no nos perdemos de absolutamente nada.

A las 18 hs., tal cual lo pactado, hizo su aparición sobre el escenario HABEMUS MORTEM. Lejos estaba de llegar el grueso de los asistentes al lugar cuando el sexteto arrancó con “La mitad del sendero”. A pura velocidad le siguieron “Presa del enfermo” y “Gritos de la tierra” que le empezaron a poner calor a un público que de a poco se fue asomando y enganchando con la potente propuesta heavy metalera de esta joven banda formada en el año 2020, pero que viene mostrándose mucho a fuerza de presentaciones continuas y eventos importantes, como la que hoy reseñamos o también la fecha de marzo 2023 en Groove como soportes de ANGRA. “Mil razones”, “Habemus mortem” y “Nuestro lugar”, fueron algunas otras de las composiciones habituales de su setlist que sonaron y que oficiaron de excelente acto apertura.

… esto es algo que no creíamos poder lograr tan pronto y por lo que estamos agradecidos, porque son esas cosas que uno desea cuando empieza un proyecto, pero no sabe si se van a dar o no.” (Ale Salvador Belial, de HABEMUS MORTEM, para METAL-DAZE WEBZINE)

Quienes siguieron fueron los ARP3GHY a puro… o no tan puro, hard rock, ya que a veces se les notan detalles más cercanos al heavy rock, metal clásico o incluso al power metal. Como sea, con una onda más descontracturada rockearon duro y parejo con temas como “Dame una señal”, “Mi destino” o “Hasta el final” en lo que resultó, al menos para quien escribe, una muy grata sorpresa (no los conocía, mala mía) con una sucesión de canciones muy piolas y gancheras gracias al cuidado en las voces, coros, y una instrumentación a la que le sobró carisma (el touch símil hammond de los teclados en algunos riffs le da cierto sabor, calculadamente, retro que garpa muy bien).

La noche venía en franca levantada y, para redoblar la apuesta, la siguiente carta eran los brasileños ARMORED DAWN, a quienes ya había visto y disfrutado anteriormente y que se encuentran, en estos momentos, en un tour por Argentina donde no solo presentan material de sus tres álbumes editados al momento (“Power of warrior”, “Barbarians in black” y “Viking zombie”), sino que ya están adelantando canciones de su cuarto trabajo a editarse próximamente, tal el caso de “Brand new way”.

Nobleza obliga: más allá del agite y la entrega total que ofrecieron, el sonido brindado al público en este tramo (no sé si responsabilidad del lugar o de la banda) no estuvo para nada a la altura de lo que una agrupación como la brasileña merece. Desconozco el por qué, dado que los dos primeros actos se habían escuchado de forma impecable pero, la performance de ARMORED DAWN se vio perjudicada por los mencionados inconvenientes.

Tampoco los INNERFORCE se salvaron de la deficiente calidad sonora, algo que igualmente poco pareció importarle a sus numerosos seguidores (a esta altura el Teatro Flores estaba casi colmado) que saltaron, cantaron sin parar y hasta coreografiaron “remando” sentados en el piso, mientras el sonido general hacía agua por todas partes. Una lástima, porque el conjunto dejó todo sobre las tablas, pero se hizo muy difícil poder seguir y/o disfrutar las canciones. Y así llegamos al acto central. Quizás, los minutos extra que tuvimos que esperar tuvieran que ver con buscar las soluciones a los problemas técnicos, la cuestión es que estos prácticamente desaparecieron.

Así las cosas, AZEROTH apareció para hacer lo suyo, que era nada más ni nada menos que la presentación oficial de “Senderos del destino” y lo bien que lo hicieron. Si se me permite una mínima crítica, el show que realizan es muy intenso todo el tiempo. No hay una balada, un tema acústico, ni momento parecido para un pequeño relax, no. Al palo cada segundo, no dan respiro y esto lo digo en forma literal. Pero ya me estoy quejando de lleno, porque desde la intro hasta los últimos sones de “Campaña al desierto” lo hecho por la agrupación fue una cabalgata épica desarrollada con un profesionalismo y pasión dignos del público presente, que no dejó de festejar y gozar con cada una de las dieciocho canciones interpretadas. “Condena eterna”, “Existir”, “El fin de los tiempos”, “Antigua senda”, “La salida”, “Senderos del destino” o cualquiera de los otros temas fueron parte de un setlist que no tuvo puntos flojos.

Y llegó el final. En las caras de todos se notaba el agotamiento por una jornada donde hasta el más curtido tuvo que sacar fuerzas de donde no tenía para bancar la parada. Pero el agotamiento pasa. La alegría que producen estas fechas, no.

Texto: Sergio Avil
Imágenes: Paula Andersen
Agradecemos a Gaby Sisti Press por la acreditación al evento.
| Metal-Daze Webzine | Marca Registrada | Todos los Derechos Reservados © |
GALERÍA:
0 0 votes
Puntaje del Artículo
Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Translate »
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comentá!x