WERKEN “Tierra Salvaje”

 

Año: 2020 | País: Argentina (Comodoro Rivadavia, Chubut) | Género: Heavy Metal/Hard Rock | Sello: MTM Prod. Records

“Mensajero” es el significado de WERKEN. Proviene del idioma Mapudungún, perteneciente al pueblo originario Mapuche (“gente de la tierra”, en castellano) y se acentúa en la segunda “E”. Puede llevar tilde, o no, pero el acento va ahí. Después de esta explicación-aclaración que tal vez sea intrascendente para quien disfruta solamente de la música (y está muy bien), hay que remarcar que llevar grabado este nombre y este acento es toda una premisa y responsabilidad trascendental. Sobre todo para una banda del sur Argentino, que la viene luchando desde hace un largo tiempo y que en 2020 editó su tercer álbum, “Tierra Salvaje”, a través del sello MTM Prod. Records.

WERKEN vuelve a arremeter desde la ciudad Chubutense de Comodoro Rivadavia con un disco, en el cual, por momentos invaden furiosos riffs thrashers, pero donde el metal tradicional y el hard rock son la base, sin dudas, siempre acobijando sentires representativos de la Patagonia y de las inmensidades recorridas a través de las rutas, historias, vivencias y recuerdos patrióticos de raíz. Y no pueden faltar esas baladas que te dejan haciendo pucherito, porque esas letras y esas melodías no hablan de temas mundanos (sí, las melodías también hablan, ¡y cómo!).

Estamos en presencia de una banda que, ya con su álbum debut “Plegaria al Sur”, lanzado en 2010, también a través de MTM, había pateado el tablero en la escena emergente del metal nacional con un heavy clásico hardrockero, y que en 2014, con “Jinete en la Tormenta” (Icarus Music), se tornó algo progresiva. Pero su impronta, su sello propio, se mantuvo en todo momento. Acá hay que aclarar que, al día de hoy, el único miembro original es su fundador, Sandro Siracusa, quien se encarga de las voces y de los teclados, al menos a la hora de grabar. Además, es el autor de las letras y de gran parte de la composición, más allá de que todos aportan y crean en lo estrictamente musical.

Ahí reside la respuesta sobre el estilo de la banda, pero es pertinente aclarar que cada músico que pasó por WERKEN dejó su impronta. En ese sentido, debemos mencionar que a este LP lo grabaron Sandro Siracusa (voz y teclados), Manuel Fresno (guitarra), Lucas Falcón (guitarra), Ariel Morales (bajo) y Gabriel Chaile (batería). “Tierra Salvaje” cuenta con 12 temas que, a lo largo de 54 minutos y medio, nos lleva por paisajes variopintos como la Patagonia misma. Se trata de un trabajo de excelencia, tanto desde la composición, como en lo referente a ejecución y sonido.

“Como el Fuego” es la carta de presentación. Arranca con un calmo colchón de teclados, amenizado con un piano melancólico, y arremete con el galope y las guitarras gemelas que caracterizan a la banda, bien en el estilo IRON MAIDEN o HELLOWEEN. Es un track con cambios de tiempo, con una base ajustadísima que sabe jugar con los arreglos (esos detalles serán una constante a lo largo del disco), donde se aborda la temática de los incendios forestales en la clara y ajustada voz de Siracusa, quien tiene la habilidad de contar y cantar historias de una manera inconfundible.

Le sigue “El Vuelo del Fénix”, que se mete de lleno con frenéticos riffs y golpes bien marcados, para luego entrar en un ritmo más carretero, fundido en una metáfora de la lucha entre el bien y el mal. Después, “La Salamanca” nos lleva a un viaje rutero donde las brujas pueden apoderarse de tu alma. A un inicio a puro doble bombo y escalas graves acompañando el andar, con un teclado de fondo, aparecen las primeras guitarras acústicas de esta obra, para luego retomar el ritmo del camión.

El cuarto tema, “Guitarra en Llamas”, es la primera balada del disco. Arranca con una gran intro de guitarra española, con aires de valsecito, y después entra la banda en todo su esplendor. Acá, Siracusa está excelentemente acompañado por Alejandra Saint Pe, quien alterna bellas voces y armonías, y también se destaca la presencia del guitarrista invitado Jorge Moreno. Un temazo, en la onda KISKE-SOMERVILLE, de esos que le llegan hasta a quien no escucha metal.

En “Nahuelpan”, con Carlos “Bahiano” Villavicencio como invitado en el bajo, WERKEN le hace un guiño a una de sus mayores influencias, IRON MAIDEN. Desde el arranque, nos remite al glorioso “Powerslave”, el tema homónimo de aquella maravillosa placa de la “Doncella”, no solo en cuanto a su estructura musical, sino también en la lírica, donde la marca de los dioses se plasma en lugares tan reales como mágicos. Llega “Werken” en el puesto 6 del álbum. El nombre de la banda y su significado quedan a la altura de este mensaje musical, para ir al ataque cabalgando, con un inicio de melodías épicas que nos sumergen en un relato dotado de rebelión y libertad.

“Contra Corriente”, la segunda balada del álbum, trae al guitarrista Jorge Moreno una vez más como invitado. El tema ya emociona desde su melodía inicial. Si pensamos a este LP en formato cassette, el track en cuestión, el séptimo, sería el primero del lado B y una grandiosa manera de comenzar la segunda parte de esta obra. Su lírica introspectiva y reflexiva, calza a la perfección con el matiz tanguero que utiliza Siracusa para entonar sus estrofas y un estribillo que cala los huesos. Una canción enorme.

Como un grito de guerra en un amenazante in crescendo, aparece “Vengo del Sur”, casi un mandato autobiográfico. “Atravesamos el umbral, soñando una canción universal. A rienda suelta llegaremos, mi Patagonia”, reza una parte del estribillo a pleno doble bombo. El Cerro Chenque de la ciudad de origen de la banda, el viento, el frío y el barrio están presentes en este temón, creado para ser coreado con el puño en alto.

Sigue “La Herida Mortal”, donde las guitarras van jugando constantemente con las melodías en una historia donde la epifanía y la creencia en un Dios supremo confluyen en un hospital.

“Al Amparo del Mar” nos lleva a las Islas Malvinas, en una hermosa metáfora lírica sobre el crucero ARA General Belgrano. Un arranque suave es el inicio de un tema que va ganando intensidad. Un verdadero poema hecho canción.

Casi en el final, llega el track que le da nombre al disco: “Tierra Salvaje”, un ganchero heavy metal que habla sobre el sacrificio de los trabajadores de la industria del petróleo. Su nombre y estribillo fueron rescatados de una banda que tuvo Sandro Siracusa en los ’90, denominada ARENERO. Una joyita.

Para cerrar el álbum, WERKEN nos regala el bello instrumental acústico “Lágrimas de Sanación”, que tiene como invitados a Sebastián “Tano” Pedroni en la guitarra y a Leonela Jaramillo en el teclado. Una cálida despedida con una caricia, que inspira calma después de la tormenta.

Dijimos al principio que se trata de un trabajo de excelencia, y no solo hay que hablar de lo musical, porque en este caso la ilustración, a cargo de Fabio Boyer, acompaña a la voz y al sonido del mensajero. La tapa del CD muestra al Werken (mensajero) al lado de su caballo, ambos fantasmales, mirando al Obelisco (tal vez llegando, o quizás emprendiendo el retorno), en una Capital Federal devastada donde la bandera argentina flamea intacta en la noche incendiaria. Todo un mensaje para escuchar y admirar, más que para analizar.

“Tierra Salvaje” fue grabado en “Werken Records” y en “La Garra Estudio”, con Sergio “Laucha” Navarro como técnico de grabación. Fue mezclado y masterizado por Jorge Moreno en “Kirkincho Records”, con la producción artística de Sergio Navarro y Jorge Moreno. La producción y edición de batería y percusión estuvieron a cargo de Martín De Paz, mientras que el diseño gráfico contó con el trabajo de Rodrigo Gudiña – Core76 Studio.

Agradecemos a la banda por la facilitación del material.
| Metal-Daze Webzine | Marca Registrada | Todos los Derechos Reservados © |
5 1 vote
Puntaje del Artículo
Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Translate »
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comentá!x
()
x